La joya que ganó la edición 2017 del Concorso d’Eleganza Villa d’Este

30-06-2017 | Siendo el Concorso d’Eleganza Villa d’Este uno de los eventos más importantes del motociclismo en el año, la ganadora de esta edición es una moto cuya marca sólo es conocida por los verdaderos apasionados del mundo del motor. ¿Conoces Puch Motorcycles?
La joya que ganó la edición 2017 del Concorso d’Eleganza Villa d’Este

Así como en México celebramos los elegantes coches antiguos en el Galardón a la Elegancia, que se lleva a cabo cada año en Huixquilucan, Estado de México, Italia celebra desde 1929 un concurso de elegancia para coches clásicos y motos.

El Concorso d’Eleganza Villa d’Este premia desde 2011 a la mejor motocicleta antigua, y otorga los siguientes galardones:

· Trofeo BMW Group, para la mejor moto. Un jurado calificador lo decide.
· Trofeo Villa Erba, para la mejor moto. Las votaciones del público lo deciden.
· Clase A: Sueños y Aventuras. Se otorga a las motos de los años 20 y 30.
· Clase B: Alternativas. Se otorga a scooters.
· Clase C: Originales. Scramblers urbanas de Japón.
· Clase D: Perfeccionadas en Europa. Motos japonesas de los 70.
· Clase E: Prototipos modernos.

Este año, uno de los eventos más importantes del mundo del motor tuvo lugar del 26 al 28 de mayo en el Grand Hotel Villa d’Este, que, además de sede, es uno de los organizadores, junto al grupo BMW.

Lo más interesante de esta edición es que la ganadora del Trofeo BMW Group, es decir, el galardón más importante del evento, se le otorgó a un modelo que sólo aquellos que son realmente apasionados de la historia de las dos ruedas han de conocer: se trata de una Puch 250 Indien-Reise.

Esta motocicleta de 1933 fue presentada por el coleccionista italiano Max Reisch. Pero quizá lo más interesante es la historia que acompaña al vehículo, ya que la moto fue utilizada por su padre, Peter Reisch, para viajar de Viena a Mumbai en 1933. Peter, acompañado de Herbert Tichy, viajaron 13,000 kilómetros cruzando los Balcanes, Turquía, Siria, Irak, Persia y Baluchistán en el camino a la India; este viaje está documentado en un libro titulado India: The Shimmering Dream.

Hasta la fecha Max Reisch ha mantenido la moto tal y como su padre y Tichy terminaron el viaje.

Esta moto, si hablara, podría contar miles de anécdotas, pues además del viaje que emprendió, forma parte de la gama de una marca austriaca de más de 127 años de antigüedad.

La empresa fue fundada en 1890 por Johann Puch en Graz, Austria, y se dedicaba principalmente a producir bicicletas. Pero casi once años más tarde la compañía Puch comenzó a desarrollar motores, y ya en 1903 fabricó la primera moto, la cual contaba con un motor de 244 centímetros cúbicos. Un año más tarde empezó con  la fabricación de coches.

Los vehículos Puch fueron tan afamados debido a su alta calidad artesanal, que incluso varios miembros de la familia imperial del emperador de México, Maximiliano de Habsburgo, poseían unos cuantos.

En 1912 Johann Puch se retiró y se convirtió en el presidente honorario de la compañía. En ese año la compañía empleó a cerca de 1,100 trabajadores y produjo 16,000 bicicletas y más de 300 motocicletas y automóviles.

Durante la Primera Guerra Mundial, Puch se convirtió en un importante proveedor de vehículos para el ejército austro-húngaro.

Para 1923 el ingeniero italiano Giovanni Marcellina, que trabajaba en Puch, construyó el primer motor de dos tiempos con doble pistón en U, por lo que desde ese momento las motos Puch contaron con ese tipo de motor. Además, ese mismo año la compañía acertadamente patentó este motor de doble pistón. Por este motivo decidieron enfocarse exclusivamente a la fabricación de vehículos de dos llantas, por lo que cesó la producción de automóviles (aunque más tarde la reactivarían en 1946).

En 1928 la empresa se fusionó con Austro-Daimler en el nuevo Austro-Daimler-Puchwerke. Esta empresa, a su vez, se fusionó en 1934 con Steyr-Werke AG para formar el conglomerado Steyr-Daimler-Puch.

En 1937 lanzaron la primera bicicleta motorizada, y para 1940 ya contaban con otro modelo más: una monocilíndrica de 125 cc.

Durante la Segunda Guerra Mundial, como sucedió con todas las empresas de este tipo, las plantas de Puch tuvieron que cambiar a la producción de armas y municiones. Como la capacidad existente era insuficiente, tuvieron que abrir una segunda planta en 1941 en Thondorf, Graz. Mientras que la producción de armamento se centró en las nuevas instalaciones, en las tres salas de ensamblaje originales se fabricaban vehículos de lujo para el mercado americano.

Cabe mencionar que Steyr-Daimler-Puch es una de las empresas conocidas por haberse beneficiado de la mano de obra esclava alojada en el sistema de campos de concentración de Mauthausen-Gusen (a unos 200 km de las plantas). Los esclavos del campo (que trabajaban hasta morir) empezaron a ser utilizados en un sistema altamente rentable usado por 45 empresas de ingeniería de guerra, entre éstas, Puch tenía una fábrica subterránea construida en Gusen en 1943.

Entre 1945 y 1947 la compañía fue requisada por el ejército británico, que utilizó las instalaciones para reparar y mantener vehículos militares británicos y estadounidenses. Pero desde la década de los cincuenta hasta mediados de los setenta se incrementó la producción de motocicletas, bicicletas y ciclomotores. Lanzaron nuevos modelos (125 cc, 150 cc, 175 cc y 250 cc) y ganaron el oro en el Motocross World Championship gracias al piloto Harry Everts y a una Puch 250 cc.

De la década de los 70 también se destacó el Puch Maxi, un ciclomotor de 49.9 cc, fácil de mantener, cómodo y bastante económico, el cual se volvió una solución a la movilidad debido a la crisis del petróleo de 1973.

A finales de los 80 la compañía fue devorada por la competencia. En 1987 se produjo una reestructuración, por lo que dejaron de construir vehículos de dos ruedas.

La línea de motos y bicis Puch fue vendida a la afamada marca italiana Piaggio, quien siguió fabricando motos bajo el nombre Puch.

En el 2003 la ciudad de Graz se convirtió en Capital Europea de la Cultura, y se abrió un museo sobre la compañía Puch en una de las antiguas salas de ensamblaje.

Ahora que ya conoces la historia de esta marca, podrás entender que cuando te subes a una moto no sólo es cuestión de velocidad, prestaciones o ahorro, pues existen un sinfín de relatos y elementos históricos detrás de este vehículo que le otorgan un valor agregado, además del deleite al montarla.

 
 
 
 
Panoramica
HISTORIAL DE PUBLICACIONES

 
Buscar